Humo de tabaco

HUMO DE TABACO

 

GENERALIDADES

 

La Secretaría de Salud en el Estado, como la Dependencia encargada de “proteger la Salud de la población” cuenta, dentro de su estructura, con la Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios, instancia que actúa fundamentalmente, en el primer nivel de prevención de la enfermedad; es decir en el amplio campo de Promoción de la Salud. La trascendencia de sus acciones, al abordar la salud con un enfoque eminentemente preventivo, hizo que en su estructura se incluyera un área específica para fomentar la salud. Nació el Departamento de Fomento Sanitario. Éste promueve la mejora continua en la calidad de la salud comunitaria, con actividades comunicación, capacitación, coordinación y concertación con los sectores públicos, privados y sociales, pero privilegiando siempre la política de acciones no regulatorias, impulsada por la actual administración.

En el Departamento se llevan a ejecución diferentes Programas. Uno de ellos es el presente Proyecto de Control de Humo de Tabaco.

 

ANTECEDENTES

 

El tabaquismo es la adicción al tabaco,provocada, principalmente, por uno de sus componentes activos, la nicotina; la acción de dicha sustancia termina por condicionar el abuso de su consumo.

El tabaquismo es una enfermedad crónica sistémica perteneciente al grupo de las adicciones.

Se considera a nivel mundial al tabaquismo como causal de enfermedad y mortalidad prevenible y con posibilidades de tratamiento.

En México, se estima que mueren diariamente entre 122 y 165 personas debido a enfermedades derivadas del consumo de tabaco, lo que convierte a esta adicción en un grave problema de salud pública. El Tabaquismo es la primera causa de muerte predecible y está relacionada con enfermedades como el cáncer de pulmón, algunos padecimientos respiratorios como la neumonía, bronquitis  y las enfermedades cardiovasculares.

La exposición al humo de tabaco es especialmente dañina para las mujeres embarazadas y para la infancia

Durante el embarazo, el feto es el fumador involuntario más joven, lo que representa un factor de riesgo de un aborto espontáneo, de nacimiento prematuro o de bajo peso al nacer, lo que facilita la posibilidad de muerte perinatal.

Finalmente, si el padre, la madre, o los dos fuman durante la infancia de sus hijos, aumenta el riesgo de muerte súbita del lactante y se incrementa el riesgo de infecciones respiratorias, asma, pulmonía y otitis entre sus hijos en comparación con los hijos de padres que no fuman. Los niños asmáticos expuestos al humo de tabaco tienen síntomas más severos y frecuentes. Los niños que conviven con fumadores tienen en conjunto peor salud y sufren mayor ausentismo escolar. 45,000 mexicanos mueren al año, es decir, 145 mexicanos mueren por día, provocando con ello un gasto importante del presupuesto anual del Sector Salud, para la atención de las distintas enfermedades ocasionadas por el tabaco.

El tabaco es factor de riesgo para enfermedades respiratorias, cardiovasculares distintos tipos de cáncer, y es especialmente perjudicial durante el embarazo. Además, no sólo perjudica a los fumadores, sino también a los que respiran el mismo aire (fumadores pasivos).

El tabaquismo es la principal causa de morbimortalidad, en la mayoría de los países desarrollados.

Además de los efectos adversos para la salud, el consumo de tabaco tiene efectos dañinos sobre quienes optan por no fumar, pero que tienen la desafortunada situación de compartir espacios cerrados con familiares o compañeros de trabajo que sí lo hacen.

La identificación del Aire Contaminado por Humo de Tabaco (ACHT) como carcinógeno para los humanos, realizada en el año 2002 por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) dependiente de la OMS, refleja el criterio unánime existente en la comunidad científica internacional respecto a este problema.

La combustión del tabaco origina un tipo de humo que contiene más de 4.000 sustancias químicas. De ellas, más de 50 son carcinógenas. De manera específica, la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC)  ha identificado 69 agentes carcinógenos en el humo del tabaco.

Según la OMS,  existen en el mundo más de mil 100 millones de fumadores (2002), lo que representa aproximadamente un tercio de la población mayor de 15 años. Por sexos 47 % de los hombres y 11 % de las mujeres en este rango de edad consumen una media de 14 cigarrillos/día, lo que supone un total de 5,827 billones de cigarrillos al año. 74 % de todos los cigarrillos se consumen en países de bajo-medio nivel de ingresos (Banco Mundial). Tanto para hombres como para mujeres, el segmento de edad en el que fuma mayor proporción es el comprendido entre 30 y 49 años.

Ante esta problemática, el Gobierno Federal, preocupado por el riesgo de los efectos nocivos del tabaquismo en  la población mexicana, expide la Ley General para el Control del Tabaco,  puesta en vigor en el territorio nacional el 28 de septiembre del 2008. El Reglamento de la propia ley es publicado el 31 de mayo del año 2009, por lo anterior y  en coordinación con los Gobiernos de los Estados y Municipios, genera la protección de la salud de las personas no fumadoras a través de acciones para el control y regulación en el consumo del tabaco.

En  virtud de que el tabaquismo en México se ha convertido en un problema de salud pública, que las enfermedades ocasionadas por esta adicción como causa de muerte e incapacitantes son prevenibles, se justifica generar acciones que disminuyan la exposición de la  población al humo de tabaco.

El tabaco mata 4 millones de personas cada año en el mundo, y hay 60.000 defunciones anuales en México atribuibles al tabaco. 

 

PROPOSITO

 

Proteger la salud de toda la población, evitando  la exposición de humo de tabaco en espacios públicos y privados, con el cumplimiento del Reglamento de la Ley General para el Control de Tabaco. 

  • Evitar la exposición al humo de tabaco de las personas no fumadoras en espacios públicos.
  • Disminuir la morbimortalidad por enfermedades secundarias a la inhalación de humo de tabaco.
  • Disminuir los factores de riesgo en niños y adolecentes para iniciarse en la adicción al tabaquismo.
  • Generar modelos preventivos contra las adicciones.
  • Declarar edificios públicos y privados Libres de Humo de Tabaco.
  • Realizar acciones continuas que motiven a los fumadores a abandonar la adicción al tabaquismo.