Emergencias

EMERGENCIAS

 

GENERALIDADES

 

Las situaciones de emergencia, provocadas por fenómenos naturales, tales como inundaciones, huracanes, terremotos, etc. Así como por brotes de infecciones gastrointestinales provocadas por consumo de agua o alimentos contaminados siempre exige una atención urgente a efecto de eliminar o minimizar los peligros a la población en riesgo, en el menor tiempo posible.

En este tipo de eventos escasean bienes y servicios básicos como son: agua potable, alimentos, refugio, ropas, medicamentos, etc. La importancia de contar con agua de calidad bacteriológica aceptable para su uso y consumo, así como contar con condiciones básicas de saneamiento (disposición de excretas, manejo de residuos sólidos, control de fauna nociva y condiciones de la vivienda) es indispensable, para que reduzcan problemas de salud pública.

Las acciones de regulación sanitaria deben ser rápidas y efectivas a efecto de restablecer las condiciones sanitarias a la mayor brevedad, es por ello que la autoridad sanitaria debe contar con insumos que coadyuven con dichas acciones, comercialmente existen diferentes productos químicos que a determinadas concentraciones presentan una actividad desinfectante y son de uso común en agua y en ciertos alimentos de origen vegetal. Por lo que es prioritario contar con existencias de insumos acordes a las necesidades de cada jurisdicción sanitaria en el Estado de Michoacán.

 

MARCO REGULATORIO

 

Conforme a lo señalado en el artículo 4 y 73 fracción XVI de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; artículo 116, 181, 182, 183, 184 y 356 de la Ley General de Salud, artículo 39 fracciones IX, XX, XXI, XXIV de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal; artículo 3, fracción I inciso 0, artículo 15 fracción VII y VIII del Reglamento de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios y el Acuerdo por el cual se crea el Comité de Seguridad en Salud, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 23 de septiembre de 2003, estableciendo los lineamientos y clasificación de los eventos para la atención de emergencias sanitarias, la Secretaria de Salud dictará las actividades y medidas de protección a la salud de la población dependientes de las condiciones del ambiente, así como establecer las medidas necesarias a fin de prevenir y proteger la salud de las poblaciones afectadas por un evento de emergencia.

Un desastre es el resultado de una ruptura ecológica importante de la relación entre los humanos y su ambiente, un evento serio y súbito (o lento, como una sequía o inundación) de tal magnitud que la comunidad afectada requiere de esfuerzos extraordinarios para hacerle frente, a menudo con ayuda externa.

Los desastres se subdividen en dos categorías: aquellos causados por las fuerzas naturales y los causados o generados por los humanos. Los primeros surgen de las fuerzas de la naturaleza, tales como terremotos, erupciones volcánicas, huracanes, inundaciones, incendios, tornados y temperaturas extremas.

Los desastres o situaciones de emergencia causadas por las personas son aquellos en los cuales las principales causas directas son acciones humanas identificables, deliberadas o no.

Los desastres generados por los humanos se subdividen en tres grandes grupos:

1. Emergencias complejas, guerras y contiendas civiles, agresión armada, insurgencia y otras acciones que traen como resultado el desplazamiento de personas y refugiados.

2. Desastres tecnológicos y/o industriales.

3. Desastres como los de transporte, escasez de materiales como resultado de embargos de energía y rupturas de represas que no son causadas por los riesgos naturales, pero ocurren en asentamientos humanos.

Los inicios del siglo XXI sitúan a la Sociedad Mexicana y al Sector Salud en particular ante una realidad compleja, una población desigual geográfica y culturalmente, una demanda de servicios que ha rebasado la oferta, una transacción epidemiológica de las enfermedades vertiginosas cambios tecnológicos, riesgos inherentes y naturales. Ante este panorama, la Secretaria de Salud

inicia la construcción de un blindaje sanitario de líneas de acción para:

Contrarrestar los rezagos existentes, continuar ofreciendo atención de calidad, prevención oportuna y contar con instrumentos capaces de abordar rápida, ordenada y eficazmente las emergencias sanitarias.

Estos instrumentos se sintetizan en los lineamientos para la seguridad en salud de cinco eventos distintos.

1. DESASTRES NATURALES: Resultado de una ruptura ecológica de la revelación del ser humano y su ambiente, eventos súbito o lento (sequía o inundaciones) de tal magnitud que se requiere de esfuerzos extraordinarias para hacerle frente.

2. BROTES DE ENFERMEDADES INFECCIOSAS Y/O EMERGENTE: Ocurrencia de casos cólera, hepatitis, leptospiropsis, asociado entre si en un tiempo y sitio determinado, representa grave peligro para la salud si no se atiende oportuna y adecuadamente.

3. HOSPITALES: Emergencia Hospitalaria es una situación de riesgo o daño que pone en peligro la vida del paciente y personal por diversas causas: Infecciones Nosocomiales, estancias prolongadas, sobre población personal y equipo insuficiente.

4. BIOTERRORISMO: Situación de peligro a la población y a la seguridad nacional por la liberación intencionada de agentes biológicos.

5. EXPOSICIÓN A OTROS AGENTES: Riesgo inminente que puede ocurrir en cualquier tiempo o lugar por la exposición intencionada o accidental de agentes químicos o radioactivos (fugas, derrames, explosiones) que de no atenderse representan peligro para la salud comunitaria.

Se define como emergencia a la circunstancia imprevista provocada por un desastre natural o por un error humano que puede alertar las condiciones de salud de una comunidad.

Las situaciones de emergencia siempre exigen atención urgente si se ha de mitigar el sufrimiento de la población afectada en el menor tiempo posible, son muchas las necesidades y carencias, alimentos, refugio, ropas, medicamentos, etc. Sin embargo lo más importante es el agua segura y de condiciones básicas de saneamiento, estos servicios van mas allá de satisfacer la sed y la preparación de alimentos; su importancia radica en la protección de higiene pública.

 

ANTECEDENTES:

 

México ha sufrido devastadores desastres, epidemias (viruela durante la conquista española, tifo en los siglos XVII y XVIII, cólera en el siglo XIX) accidentes químicos y nucleares (anaversa en Córdoba, Ver. Explosiones en el drenaje de Guadalajara 1992, contaminación radioactiva en Chihuahua, explosión por pólvora en Celaya), grandes desastres naturales (terremotos en 1985, 1996 y 1999, huracanas “ Roxana” en 1995 “Paulina” en las costas de Oaxaca y Guerrero en 1997, inundaciones en la costa y sierra madre de Chiapas en 1998 e inundaciones en diversas entidades por la depresión tropical en 1999, y últimamente inundaciones en Tabasco 2007 y deslaves en Angangueo, Michoacán en 2010.

El 22 de septiembre de 2003, se público en el diario oficial de la federación el acuerdo por el que se crea el Comité para la Seguridad en Salud, cuyo objetivo es la de establecer la coordinación del Sector Salud a través de los lineamientos de seguridad en salud donde se fijan las políticas para la atención de emergencias.

Con la experiencia adquirida en la atención de emergencias químicas, brotes y enfermedades emergentes así como desastres naturales a partir del año 2003, se ha demostrado que las intervenciones tempranas, en coordinación con otros organismos coadyuvan a prevenir y disminuir la presencia de casos y brotes de enfermedades infecciosas en la población afectada y el adecuado desarrollo de las intervenciones ha beneficiado y enriquecido los lineamientos a seguir en la atención de emergencias.

Actualmente la COFEPRIS contempla siete ámbitos de riesgo, los cuales dependen de la explosión del riesgo por: Alimentos, Insumos para la Salud, Establecimientos de atención médica, Emergencias Sanitarias y ambientales, laborales y otros productos y servicios de consumo. A partir de un diagnóstico de la problemática, los avances y los retos, La COFEPRIS desarrolla e instrumenta programas y proyectos, que contribuyen a la protección de la salud, reduciendo la exposición a riesgos sanitarios.

 

PROPOSITO:

 

Establecer los mecanismos de coordinación entre las diferentes áreas que intervienen, para dar respuesta inmediata y organizada ante una emergencia provocada por: desastres naturales, exposición a otros agentes, bioterrorismo y brotes por enfermedades infecciosas y/o emergentes, en el ámbito de nuestra competencia.

El territorio nacional esta expuesto a innumerables fenómenos naturales, su ubicación en una región inter-tropical la hace sujeto de huracanes, ciclones y lluvias torrenciales provenientes de los océanos pacifico y atlántico, estos fenómenos no solo impactan las costas del territorio nacional, sino que llegan a penetrar, causando inundaciones, deslaves y  desbordamientos de ríos.